07 agosto 2010

El Ib-Salut rectifica y volverá a dar una sola pastilla a los enfermos de sida (Diario de Mallorca)

La farmacéutica transigió en rebajar el precio del fármaco, que será redistribuido por todos los hospitales



I. OLAIZOLA. PALMA. La conselleria de Salud ha dado marcha atrás en su intención de sustituir un fármaco combinado contra el sida por tres genéricos de menor coste tras alcanzar un acuerdo el pasado jueves con la farmacéutica propietaria de la patente, que se avino a rebajar el precio del medicamento, según confirmó a este diario Olga Delgado, jefa del servicio de Farmacia del hospital de Son Dureta.




Pese a que fuentes del Ib-Salut negaron este extremo el mismo día que se alcanzaba el acuerdo, la propia jefa del servicio de Son Dureta confirmó ayer que el jueves la multinacional farmacéutica norteamericana Gilead aceptó rebajar el precio del fármaco conocido comercialmente como Atripla y que éste volverá a ser recetado a todos los enfermos de sida o seropositivos que toleren este tratamiento en todos los hospitales públicos de las islas.




La noticia del cambio de medicación para los enfermos del sida, adelantada por DIARIO de MALLORCA, suscitó una gran preocupación entre este colectivo de enfermos, que son conscientes de que para mantener a raya al virus han de ser muy regulares y metódicos en la ingesta de los tratamientos antiretrovirales.




Olga Delgado, pese a esta reconsideración en la dispensación de Atripla motivada por la rebaja del laboratorio, se mostró de acuerdo con la medida de recetar genéricos como única manera de recortar un enorme gasto farmacéutico que, admitió, "tenemos mucho retraso a la hora de pagar".




La responsable del servicio de farmacia del hospital de referencia cifró en casi dos millones de euros anuales el ahorro que esta medida supondrá sólo en la dispensación de medicamentos antisida de Son Dureta, y de entre 3 y 4 millones por ejercicio en el conjunto de la Comunidad.




"Y con este dinero se pueden hacer muchas cosas. Desde luego que es mucho más cómodo para el paciente tomarse una sola pastilla y comprendo que sus médicos defiendan el mantenimiento de estos tratamientos por el mayor grado de cumplimiento que tienen entre sus pacientes. Pero esta facilidad para el enfermo no nos la podemos permitir en estos momentos de crisis y de recortes presupuestarios", defendió.




Delgado discrepó sobre el hecho de que un incumplimiento en la toma de los tratamientos antisida podría tener consecuencias más funestas que en otras patologías. "Un paciente diabético, un hipertenso o uno que acaba de sufrir un infarto al corazón también ha de seguir escrupulosamente el tratamiento si no quiere tener graves problemas", alegó.




"Cada vez que sale un genérico respiramos un poco porque nos permite conseguir unos medicamentos más baratos. Mientras tanto, las farmacéuticas fijan los precios a su antojo. Y no hay que olvidar que aquí damos estos tratamientos contra el sida a todo el mundo. Inmigrantes del África subsahariana, sudamericanos... a todo el mundo. No es como en Europa, donde te obligan a costear parte del fármaco, o en Norteamérica, donde no te cubren nada. Y si para mantener este sistema gratuito tenemos que recetar genéricos, bien hecho está", recalcó.

No hay comentarios: