13 noviembre 2015

España no es país para homófobos - ibizadiario.info,

 
Cada semana afloran en los medios de comunicación casos de agresiones físicas y verbales a gays, lesbianas, bisexuales y transexuales. En los últimos años han ido creciendo de manera progresiva las denuncias de este tipo y lo peor es que gran parte de estas agresiones hoy en día aún no se denuncian por miedo y vergüenza aparte de por tener la sensación de que la denuncia va a caer en saco roto. Desde la aprobación del Matrimonio Igualitario en el año 2005 por parte del Gobierno de ZP con el apoyo de casi todo el Congreso exceptuando al Partido Popular (que no debemos olvidar jamás que votó en contra) se ha conseguido una igualdad total en derechos pero socialmente aún falta mucho por avanzar. Una mayoría de las denuncias de agresiones por odio tienen como protagonistas a miembros del colectivo LGTBI.

Por un lado hace falta una ley estatal como la que está a punto de tramitarse y aprobarse en el Parlament de les Illes Balears en contra de la LGTBIfobia que persiga este tipo de agresiones y casos de discriminación por orientación sexual y por otro lado hace falta  volver a reimplantar la asignatura fallida de Educación por la Ciudadanía en las escuelas, incluso en los colegios privados. Debemos desterra r cuanto antes el “bullying” de las aulas. Es vergonzoso haber perdido cuatro años desde que el PP de Mariano Rajoy retiró esta asignatura del programa escolar a la vez que se han hecho fotos en la boda de Maroto con su ya actual marido proclamando que ellos son muy progres y modernos. La hipocresía y la homofobia en las filas del PP no han podido contra el matrimonio igualitario pero han conseguido que la igualdad real y social no haya progresado e incluso haya retrocedido.

Un país como España que es uno de los principales destinos turísticos LGTBI a nivel mundial no puede permitir que los homófobos campen a sus anchas y el Gobierno que se forme después del 20D debe coger el toro por los cuernos para atajar de raíz este problema. Hace falta mano dura y sobre todo mucha educación por más que le pese a la derecha más recalcitrante y a asociaciones casi marginales como Hazte Oir o el Institut de Política Familiar de Balears. Gobierne quien gobierne los próximos cuatros años tendrá la obligación de proteger lo mejor del legado que dejó el gobierno de Zapatero que aunque no es demasiado sí que es muy valioso.

Chema Ferrer @chema_truman