29 octubre 2009

Ich bin ein Zimbabwer

ARTICULO PUBLICADO EN
www.nouciutat.es/opinion/145-sucesos/7584-ich-bin-ein-zimbabwer.html

Para el que no conozca Zimbabwe decirle que es un país fronterizo con Sudáfrica y gobernado con mano de hierro desde 1981 por el dictador Robert Mugabe. Éste es un país donde la inflación ronda el 100.000%, la esperanza de vida está en torno a los 36 años y los derechos humanos son una utopía pisoteada por su propio gobierno. El dictador africano durante estos años ha soltado perlas como cuando declaró que “los gays y lesbianas son peores que los cerdos” y la homosexualidad es un tabú perseguido y penado por la ley.

Mientras a miles de kilómetros de distancia el Ministro de Asuntos Exteriores español, Miguel Ángel Moratinos reparte ayudas y subvenciones para actividades de promoción y defensa de los Derechos Humanos. Pues bien, resulta que la mayor subvención concedida durante 2009 a una asociación tanto de España como del exterior es a Gays and Lesbians of Zimbabwe. Yo me pregunto con qué criterio se reparte el dinero público cuando ni todas las asociaciones LGTB españolas juntas se acercan a los 28.900 euros conseguidos por GALZ. En momentos de crisis como éste no parece ser lo más adecuado untar a una asociación cualquiera de la peor dictadura africana mientras en nuestro país las carencias y necesidades de las ONG son abrumadoras.

Cualquier organización española que recibe subvenciones públicas debe presentar facturas y justificar hasta el último euro. ¿De qué manera se controlan y fiscalizan las subvenciones a una entidad como GALZ? ¿Quién comprueba en que se gastan dichas ayudas? Seguramente si muchos españoles supieran a que se destina exactamente su dinero se lo pensarían dos veces antes de poner su crucecita en la declaración de la renta, sólo hay dos opciones para escoger: Guatemala y Guatepeor

Está claro que para recibir ayudas por parte de los organismos públicos españoles hay que agudizar el ingenio. Recomiendo a una entidad como la asociación LGBT de Baleares, Ben Amics, que cuando pidan subvenciones no se olviden de hacerlo en catalán y pintados de negro, así el éxito estará asegurado. Los gays mallorquines no vamos a ser menos que los de Zimbabwe o que la mismísima OCB, sobretodo ahora que debido al poco apoyo económico recibido por los organismos públicos la asociación se encuentra al filo del abismo. Además no hay tanta diferencia entre ser el país más corrupto de África o ser la comunidad más corrupta de España.

PD: Cruz Roja ha recibido 10.000 euros, Movimiento contra la Intolerancia: 10.000, Federación Española de Instituciones para el Síndrome de Down: 10.000, Asociación para las Naciones Unidas en España: 10.000, Fundación pro-Derechos Humanos Miguel Ángel Blanco: 20.000, etc… y la asociación LGBT de Zimbabwe es la única agrupación africana en haber obtenido una subvención además de ser tan cuantiosa (¿?)


No hay comentarios: