27 noviembre 2010

Ya se acerca Nochevieja

Empiezan a bombardearme ya en Facebook con invitaciones a fiestas de Nochevieja a las que no iría en mi vida aunque fuese la última noche de mi vida y no tuviese otro sitio para ir. Además ¿Por qué lo llaman invitaciones si ir a esas fiestas vale un dinero que no ganaría ni prostituyéndome dos años seguidos los siete días de la semana, las 24 horas del día?

Es una noche ridícula en la que ellas se visten como prostitutas búlgaras de bar de carretera y ellos se ponen traje y corbata del NewYorkers o C&A y parecen comerciales de Tele2 venidos a menos. En los locales te dan un cotillón ridículo con serpentinas, matasuegras y un sombrerito o antifaz de cartón y se creen que con eso te lo vas a pasar bien toda la noche como si fueses un niño de dos años.

Algunos anuncian barra libre y te ilusionas pensando que en una noche te vas a beber todo lo que no te has bebido en un año, nada más lejos de la realidad, para pedir una copa tardas más de una hora aguantando empujones, una guarra vomitando en tus zapatos, ves una pelea de gallitos que acaban en la calle llevados por el segurata de turno y cuando llega tu turno se ha acabado la limonada y te ponen un garrafón que sólo sirve para curarte las heridas y para dejarte una úlcera en el estómago de la que te acordarás durante mucho tiempo.

Cuando quieres ir al baño te encuentras una cola de cocainómanos, pastilleros y camellos que se pasan la noche entera haciendo clenchas en unos retretes con más mierda que el palo de un gallinero ante la permisividad de la “pasamochos” de turno así que decides colarte en el baño de mujeres que parecen sacadas de un capítulo de “Sin tetas no hay paraíso”.

Todos tus amigos encuentran rollo esa noche y te desesperas pensando en que serás el único que empiece el Año Nuevo sólo y desamparado y acabas en la cama de un señor mayor que te engatusa y que podría ser tu madre pero bueno, menos da una piedra. Te duele la cabeza, te duele el orto, te duele la dignidad que perdiste por el camino y día 1 de enero será otro día.