27 junio 2011

28 de junio - Orgullo LGTB


Hace ya una eternidad y media (1969) que un grupo de travestis, transexuales y dragcuines neoyorquinas asiduas al bar Stonewall se pusieron el mundo por montera y se liaron a hostiazo limpio contra la policía de Nueva York que las extorsionaba y humillaba día sí y día también. Estaban un poco hasta el coño y seguro segurísimo que aquellos policías no se volvieron a atrever a ponerles una mano encima ni a detenerlas sin ton ni son. Los disturbios duraron varios días y desde entonces celebramos cada año el Día del Orgullo LGTB conmemorando el día que unas cuantas perdieron el miedo a salir a la calle y a partirse la cara (nunca mejor dicho) por defender sus derechos que son los nuestros.

Hoy en España esta historia nos parece anacrónica y a años luz de la situación en la que vivimos aunque no debemos bajar la guardia porque aún queda mucha gente a la que les gustaría vernos otra vez dentro del armario y que si de ellos dependiese nos harían otra vez ciudadanos de segunda o de tercera. La homofobia es una enfermedad que debemos erradicar o como mínimo debemos luchar para que no se extienda y es una labor diaria de todos y todas conseguirlo.

Mientras haya líderes como Rajoy que quieran negarnos el derecho al matrimonio, mientras existan medios de comunicación que inciten al odio, mientras haya grupúsculos organizados de ultra derecha que nos agredan, mientras haya asociaciones que nos vean como un peligro para sus hijos, mientras haya gobiernos autonómicos que enseñen en las escuelas que estamos enfermos, mientras haya Papas que propaguen el SIDA, mientras exista una sola persona con miedo a ser homo, trans o bi estaremos obligados a luchar por un mundo mejor.

Y no dejéis que nadie os diga que el orgullo es malo, el orgullo nos ayuda a salir adelante y a sentirnos bien con la vida que nos ha tocado vivir. El orgullo no es lo mismo que la soberbia. Hay que sentirse orgulloso de muchas cosas y una de ellas es vivir con la cabeza muy alta con los mismos derechos que el resto de la gente.


5 comentarios:

Anónimo dijo...

Que bien te expresas Chema.

TONI dijo...

Hola Chema, el dia del orgullo está muy bien pues deja ver a la sociedad que somos una parte de ella y me gusta mucho lo bien que lo argumentas. Nadie deberia decir que es "malo" pero entiendo a la gente que lo dice si es por la misma intención que veo yo. A mi me parece genial que salgamos todos un día y nos montemos una fiesta en nuestro honor ya que lo merecemos pero el problema es la manera que los informativos nos venden y es que dejan nuestra imagen a la sociedad como que siempre estamos de marcha, bebiendo y bailando, nos encanta dar la nota y mariconear, etc, etc... joder que porque en halloween todo el mundo se disfrace no quiere decir que todo el año esten disfrazados. Es lo único que me da rabia: la manera en que se manipula la información... y encima es que muchos "fachas" y "gente cerrada" se aprovechan de esta imagen para despreciarnos más.
Yo personalmente cuando digo que soy gay (a gente nueva conocida) me dicen que no lo aparento. ¿A ver que tengo que aparentar? ¿Es que tengo que estar mariconeando todo el dia? La gente tiene una idea equivocada y aun falta mucho por luchar... Aprovecho para felicitarte por tus redacciones.

Anónimo dijo...

Amén, hermana.
Josito

Anónimo dijo...

coincido totalmente con el comentario de toni. ;)
un abrazo.

Anónimo dijo...

Lo que es completamente contradictorio es ir a la manifestación del Orgullo Gay de Madrid bajo lemas y consignas para luego acabar llenando los peores antros para pillar cacho fácil en condiciones infrahumanas. Quien esté acostumbrado a gemir de placer entre tanta cochambre verá en este comentario un ataque a una forma de vida establecida y aceptada por una parte del colectivo LGTB (incluyendo sus propios antro-negocios que nos hacen creer perversamente que colaboran en la cultura y el estilo de vida gay). Sentirse orgulloso de ser homosexual sí, pero no de ser un típico gay perdido y desorientado en los negocios más oscuros del ambiente. Dicha desorientación sabemos en que problemática socio-sanitaria desemboca; hay otras causa/efecto posibles, pero ésta es de las más habituales por repetición y autoaceptación de socializar en espacios lúdicos las conductas sexuales. Las saunas, cuartos oscuros y bares de ligue están abarrotados de reprimidos que creen así, entre cuatro paredes oscuras y húmedas) ser más libres en su homosexualidad