06 septiembre 2011

En septiembre....al gimnasio. Y van...


Esta semana he vuelto a empezar en el gym por vez número 314 por lo menos y es que la constancia no es una de mis virtudes más destacables. Lo que pasa es que aunque no lo parezca tengo sentimientos y lo de ser osito tiene su gracia pero hasta cierto punto.

Si fuese rica y poderosa en vez de ir al gimnasio me haría liposucciones todas las semanas y me pondría implantes hasta en el ojete pero como soy del pueblo llano pues tengo que ir por las mañanas antes de ir a trabajar y que queréis que os diga, a esas horas el gimnasio es lo menos gay del Universo y se respira menos morbo que en una fiesta Underwear en la Borenco cosa que es de agradecer porque ese rollo de gimnasias llenos de musculoquitas y aspirantes cicladas en plan chafarderas de patio de vecinas es lo más menos de lo peor para tomártelo en serio.

El momento vestuario & duchas es clave para ver de que pie calza un gimnasio. Si hay muchas miraditas furtivas y mamarrachas duchándose y enjabonándose como en una película porno es que el cancaneo está a la orden del día. Yo un día vi a uno que se estaba enjabonando el culo y un poco más y se metió el brazo entero en plan auto-fistfucking y es que el muchacho con tanta espuma y restriegue casi se sacó brillo hasta al intestino grueso. Luego está el que tiene un pollón descomunal y se pasea por ahi exhibiéndose como un animal de circo sin toalla ni nada para deleite y goce del personal, en cambio los demás somos pudorosos de nuestra colita y a discretos no nos gana nadie.

En fin, ya os iré informando.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Esperando el reporte de tus actividades deportivas.....
Un beso!