12 abril 2012

Joan Miquel Perpinyá: El primer Guardia Civil en salir del armario presenta su nuevo libro


Exsecretario general de la Asociación Profesional de la Guardia Civil. Joan Miquel Perpinyà (Palma, 1973) lideró las manifestaciones de la Guardia Civil para conseguir la equiparación salarial con los policías autonómicos, abrió las casas cuartel a los matrimonios homosexuales y fue portada de la revista ´Zero´. Alejado de la Benemérita, acaba de publicar el libro ´La Batalla de Can Domenge´.
 
(WWW.DIARIO DE MALLORCA.ES  - MIGUEL MANSO PALMA) ­­—¿Qué ha sido del batallador Joan Miquel Perpinyà?
—En noviembre del año pasado me desvinculé de la Guardia Civil, al pasar a situación de retiro. Yo ya soy civil.
—¿Cómo se produjo ese paso?
—Se me instruyó un expediente por pérdida de aptitudes psicofísicas. Ahí había un acuerdo entre [Alfredo Pérez] Rubalcaba y yo. Iba acumulando expedientes y políticamente no se podía sostener. Le pregunté: ´¿Me vas a echar o qué vas a hacer?´ Me dijo: ´Yo no te voy a echar pero esta gente te irá abriendo expedientes y yo los iré cerrando. Tú eres muy joven, ¿por qué no te vas?´ Pero esto lo han echo con todos mis antecesores en la secretaría general de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC). Esto es cotidiano en la Guardia Civil. Eres muy molesto... y entonces hay dos alternativas, o te retiras por las buenas y te vas con una pensión o acabas expulsado y sin un duro.
—¿Por qué decide escribir ´La Batalla de Can Domenge´?
—De los casos de corrupción asequibles para un periodista no muy avezado pero con muchas ganas de trabajar, el Palma Arena era muy complicado. Políticamente, es mucho más interesante Can Domenge. Palma Arena es una cuestión de mangoneo y en Can Domenge se conjugan varias cosas: el desarrollo urbanístico de la fachada marítima, la protección del edificio de Gesa y unos años muy convulsos con Rodrigo de Santos, Munar, Nadal...
—¿Por qué dice que quiere ser periodista?
—En el año 2000, con la famosa portada en Zero, me engancharon de secretario de comunicación en la AUGC. Mi relación con los medios de comunicación es buena y me gusta. En mis últimos dos años, en los que ya estaba de baja en la Guardia Civil, me he dedicado a colaborar con IB3, escribir en La Gaceta... Y no debo hacerlo mal porque todo lo que he escrito en DIARIO de MALLORCA y Última Hora me lo han publicado.
—¿Se ha editado el libro usted mismo?
—Me fui a Gráficas García y les dije, ¿cómo hacemos esto? Espero no perder dinero.
—Mantiene una teoría muy distinta a la publicada en los medios de comunicación. ¿Este libro es un encargo de la antigua cúpula de Unió Mallorquina?
—No es un libro por encargo. Pretendo que el libro sirva de polémica y se hable de él. No tendría sentido escribir de lo que ya se ha publicado.
—Defiende que todo es una conjura para cargarse a UM.
—No. UM cae por sus propios errores. Yo defiendo la teoría de que la protección del edificio de Gesa no fue cosa de UM. Le cayó encima y lo gestionó con criterios técnicos. ¿Les vino bien para hacer una putada muy gorda a Matas y a Rodrigo de Santos? Probablemente. Núñez no se querella contra UM cuando se adjudica Can Domenge, sino cuando le protegen el edificio de Gesa y se le fastidia el pelotazo tramado con Matas y Rodrigo de Santos en la fachada marítima, que consistía en levantar edificios de lujo y el palacio de congresos con dos hoteles.
—Acaba el libro con un elogio a UM y su papel "moderador".
—No. Lo que planteo es que el principal beneficiado de la desaparición de UM ha sido el PP.
—Según relata en su libro, Can Domenge no se malvendió.
—Sostengo que hay valoraciones de 30 millones y no de 60.
—Y afirma que el ministerio público urde una jugada para evitar la imputación del padre de del fiscal Horrach, alto funcionario del Consell.
—Hay un proceso de cirugía jurídica para excluir a los funcionarios. Si Can Domenge se hizo tan mal, tendrían que estar procesados. Y no lo están porque no ha interesado. Las piezas a cobrarse jurídicamente no son los trabajadores públicos.
—¿Cómo se resolverá este asunto en los tribunales?
—Ya están diciendo cosas. La vendetta según la cual Munar protege Gesa porque Núñez hace puja por Can Domenge y revienta el concurso ha quedado desacreditada. Aquí, los que tiene que demostrar que algo se ha hecho algo mal son los fiscales. El supuesto soborno en el yate de los Sanahuja es basura procesal.
—¿No echa de menos su puesto en Tráfico?
—No. Eso fue una época bastante amortizada para mí.
—¿Qué recuerdo tiene de Rubalcaba?
—Mintieron mucho. Jugaron con las expectativas que habían generado cuando estaban en la oposición.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

El futuro macrocomplejo hotelero en Es Trenc es más gay que esta noticia y no aparece en tu blog por ningún lado. De las 1.000 plazas que auguran, seguro que habrá muchas reservas de homosexuales ávidos de sol en una de las playas más maricas de todo el contorno mallorquín.

Truman, deja de subir chulos y modelos por las redes sociales para tus cuarenta mejores amigas y ponte orden.

Anónimo dijo...

Que diga, que diga lo que le ha quedao de pension a costa de tod@s los que fielmente cotizamos a la seg social. Enfermedad?? Que la acredite...Quina barra !!!