28 junio 2012

"No es tan claro", por Gregorio Delgado del Río

(www.ciutat.es) En una cosa estoy de acuerdo con Chema Ferrer: las opiniones del Instituto de Política Familiar de Baleares suelen coincidir con planteamientos caducos y trasnochados. ¡Qué le vamos a hacer! Sus valoraciones con motivo de la celebración del Orgullo LGTB no son de recibo. Tampoco  hay que darle más importancia de la debida. No creo que sea influyente en la opinión pública balear. Su palabra se vuelve contra quien la pronuncia.

Nadie duda que, a estas uniones, se les ha  de reconocer el mismo acervo de derechos y deberes que a las uniones heterosexuales. Esto no está en discusión, salvo para algún que otro grupo pintoresco. Cosa diferente es si a estas uniones se les ha de calificar como matrimonio. En esto -mal que le pese a Chema Ferrer- el disentimiento va mucho más allá de lo que pueda pensar un grupo de la derecha católica. No es tan claro para la doctrina científica tal calificación. Ello plantea innumerables problemas, de muy diferente naturaleza, que no vamos ahora a enumerar. Tampoco es tan claro que la solución matrimonial se haya impuesto en otros países civilizados. Se pueden contar con los dedos de una mano.

Desconozco si "el IPFB intenta actuar como un lobby presionando al Gobierno de turno para imponer sus ideales reaccionarios". Si tal fuera su propósito -no me extrañaría-, me temo que está condenado al fracaso. Es una simple voz que apenas resuena en el desierto de la opinión pública. Sólo encuentra eco en algún sector del PP, muy vinculado a opciones de la derecha católica más fundamentalista  y que todos conocemos.

Celebro que el PP participara  en la fiesta de marras. El PP es un partido laico y, como tal, no ha de asumir ni hacer suyas ni defender las posiciones doctrinales y morales de la Iglesia católica. Lo contrario -que, a veces, lo ha hecho- es meter la pata y propiciar que le cuelguen el sambenito de carca y retrógrado. Ha de limitarse a tutelar la igual libertad y neutralidad para todos sus ciudadanos, con independencia de las opciones morales y religiosas de éstos. Este es el camino a seguir.

No estoy tan seguro de que, en este tema, algo esté cambiando en el PP. ¡Ojala! No han retirado el recurso planteado ante el Tribunal Constitucional. Son muchas las personas e instituciones católicas de su entorno con posiciones de ultraderecha que no acaban de entender la laicidad. Cosa diferente, no obstante, es si las uniones homosexuales son o no matrimonio. Esto no está tan claro.

Gregorio Delgado del Río es catedrático de universidad y abogado