19 julio 2012

Puro show entre plumas y vinilo

(www.elmundo.es) A las 3 de la mañana algo extraño sucede en La Demence, la única discoteca del Paseo Marítimo de Palma dirigida al colectivo gay. Todos los presentes en la sala dejan de bailar y desvían la mirada hacia el escenario. Allí aparecen los gogós y los travestis, entre ellos, Diego e Isma, vestidos como cisnes negros, con ropas de vinilo, muchas plumas y máscaras, empiezan su show a ritmo de 'Who wants to be alone' de Dj Tiësto y Nelly Furtado.


La Demence se diferencia del resto de discotecas por sus espectáculos. Son muchas las personas que acuden cada sábado sólo para ver qué temática y con qué vestuario aparecerán los cinco gogós y los tres travestis de la discoteca."En La Demence se da mucha importancia a la escenografía, cada sábado se hace un show diferente", asegura Diego, que tras siete años trabajando en la discoteca, es el más veterano de todos los gogós.

Por ello, nada se deja al azar, nunca se repite el vestuario, ni la temática de la fiesta. Todo está cuidado al detalle, desde las pelucas hasta los zapatos, pasando por los complementos. Nunca se sabe con qué temática te sorprenderán y eso hace que el espectáculo sea increíble. "Cuando empecé hace nueve años en el mundo de la noche sí era necesario tener tu propio fondo de armario, hoy en día te lo da la discoteca", explica Diego.

A todos los gogós les unen las mismas pasiones, el culto a su cuerpo y el baile. "Me encanta verme mujer y lo ambiguo, que no sepan si soy hombre o mujer", afirma Isma que argumenta que "al trabajar de travesti es necesario tener mucho vestuario, necesitas pelucas y mucho maquillaje", comenta el gogó. Para Aitor, otro de los bailarines, lo más importante es sentirse valorado. "Me gusta que me miren y sentirme deseado", afirma.

Pasados veinte minutos desde el inicio del espectáculo los gogós se bajan del escenario y se mezclan entre el público para charlar y fotografiarse con los asistentes. "Somos la imagen de la discoteca", asegura Diego quien añade que "tienes que dejarte ver por la sala y hacerte fotos con el público". Trabajan de gogós y hacen de relaciones públicas a la vez, siempre conscientes de que su imagen representa a la discoteca en la que bailan.

En otras discotecas de ambiente, como Black Cat, en la calle Gomila de Palma, sus gogós no sólo se limitan a ser la imagen del local. "Intentamos atraer a la gente con un pasacalles e invitando a chupitos, para que vean buen ambiente y se decidan a venir a la discoteca", afirma Aitor, gogó del Black Cat que ya lleva cinco años trabajando en el mundo de la noche.

Los gogós aseguran que se cobra mejor en las discotecas de ambiente que en el resto. "Trabajando de drag queen se gana más que ejerciendo de gogó ya que gastas más dinero en maquillaje y vestuario", puntualiza Isma. "Cobras más porque no sólo bailas sino que también representas la imagen de la discoteca", comenta Aitor.

Desde las 3 de la madrugada hasta las 6, hora del cierre, los gogós suben y bajan del escenario varias veces para seguir cumpliendo con su función de relaciones públicas. Cada vez que se suben al escenario se repite la misma historia, todos los allí presentes se giran para disfrutar de nuevo del show que los gogós ofrecen.

Los espectáculos de La Demence son ya un habitual en la noche mallorquina. Por ello, el próximo sábado 21 de julio la discoteca celebra su once aniversario con una fiesta pirata. Se iniciará a las 21.30 horas con una cena en la terraza del local y seguirá a partir de las 23 horas con una buena selección musical a cargo de dj Javi Cascales y dj Oscar Arias, además de actuaciones en directo y performance. Quién sabe con qué nos sorprenderán en esta ocasión los gogós. Una cosa es cierta, como ya es tradición, la noche terminará con todos los presentes cantando y bailando al son de 'love is in the air'.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

que gracia tienen al decir que cobran mas que los gogos cuando no es verdat
que les gusta hacerse mas mas siendo las menos

Anónimo dijo...

menuda petarda es esa

Anónimo dijo...

son lo peor para un sitio tan bueno como ese

Anónimo dijo...

El periódico El Mundo hace referencia a "las travestis" cuando en realidad deberían decir drag queens o transformistas. Se hace referencia a una actuación puntual, a un trabajo en este caso vinculado al mundo del espectáculo. El travestismo engloba esto, pero es más complicado e impreciso hablar de travestis cuando es una actuación de un máximo de 5 minutos, no para señalar una opción de vida privada.

"Los gogós aseguran que se cobra mejor en las discotecas de ambiente que en el resto". Aquí el periodista no ha querido diferenciar discotecas, porque es un comentario que en según que casos da mucha risa.

La Redicha.