05 marzo 2013

Los gays del fin del Mundo...

Jorge Fernández Diaz una vez más y ya van demasiadas ha vuelto a opinar sobre el matrimonio igualitario sin que venga a cuento y ha vuelto a mostrar su cara más intolerante y opusina. El ministro del Interior ya nos tiene acostumbrados a sus desabruptos y descalificaciones en contra de la homosexualidad. Que en pleno siglo XXI en España tengamos a un ministro que antepone la supuesta ley de Dios a la ley de todos los españoles es un anacronismo que le retrata y debería ser un impedimento para ejercer su cargo.

El ministro puede opinar lo que le venga en gana pero el presidente del Gobierno debería llamarle al orden y si no destituirle de su cargo. El ministro no acepta el veredicto abrumador del Tribunal Constitucional que proclama que el matrimonio igualitario es completamente legal y que gays y lesbianas en España tienen los mismos derechos y deberes que el resto de los ciudadanos. Esta opinión viene de un personaje que públicamente ha declarado que le gustaría que España volviera a ser un estado confesional, que la asignatura de religión deje de ser una “maría” y que cree que en España los católicos están perseguidos.

El Partido Popular en boca de Oyarzábal poco ha tardado en desmarcarse de las opiniones de Fernández Díaz aunque más que a él a mí me gustaría escuchar a Cospedal, a Soraya o a Rajoy desautorizando las declaraciones homófobas e integristas del señor ministro. El ministro está preocupado por la supervivencia de la especie humana y responsabiliza de ello al matrimonio homosexual ¿? aunque antes de ver a España repoblada de pequeños mini-jorgitos particularmente yo preferiría que viniera un tsunami y se nos llevara a todos por delante. 

CHEMA FERRER

2 comentarios:

Anónimo dijo...

yo hubiese preferido el lote de las tartas de mierda de Ikea y enviar a este ministro a China, y no al revés, como finalmente ha sucedido

por higiene mental del actual gobierno, y de como se viene sucediendo la aprobación del matrimonio igualitario en muchas partes del primer mundo, deberían destituirlo ya por retrasado

Anónimo dijo...

Por Dios, que bien me siento al pensar que no di mi voto de confianza a estos del PP... Ah! y que conste que tampoco voté al PPSOE (otra panda de inútiles). Qué mierda de política tenemos en Españistan.