29 junio 2017

28 de junio

Hace ya 40 años de la primera manifestación del Orgullo que se celebró en Barcelona y que consiguió reunir a 4000 personas que al grito de “No somos peligrosos” recorrió las Ramblas de la capital catalana. Este año 2017 (por si alguien no se había enterado aún) se celebra en Madrid el World Pride que es algo así como la Expo Universal pero con muchos gays, lesbianas, bisexuales, transexuales, pansexuales, intersexuales y heterosexuales llegados de todo el Mundo y de todos los rincones de España dispuestos a darlo todo como si no fuera a haber un mañana. 

De ser detenidos por escándalo público hemos pasado a poder casarnos por todo lo alto pero no dejemos que nos doren la píldora diciendo lo divinas y guapas que somos porque no podemos bajar la guardia y es que siglos de paletismo y de maldad religiosa no se borran de un plumazo. El orgullo es un arma que nos ha de servir para ir con la cabeza bien alta y no dejar que nadie nos pisotee. Es algo que le debemos a tantas personas que se han dejado la vida y el alma por el camino luchando por nuestros derechos. Unos derechos que nadie nos ha regalado, es algo que se ha conseguido con mucho esfuerzo y gracias al sacrificio de muchos...y muchas.

Este año hemos aprendido que somos capaces de luchar no sólo por nosotros, hemos descubierto que en lgTbi la T también es cosa nuestra, que si hemos logrado que gays, lesbianas y bisexuales tengamos los mismos derechos que los heterosexuales ahora nos toca luchar todos a una para que l@s transexuales puedan vivir con dignidad e iguales que l@s demás. Hemos descubierto que ante el odio nosotros somos más fuertes y que ni un autobús cutre ni toda la Iglesia Católica van a poder con el poder del amor, del respeto y de la tolerancia. Somos conscientes de que debemos partirnos la cara por todas las personas LGTBI de Chechenia, Siria, Arabia Saudí, Indonesia o cualquier otro país en donde no tienen voz y además son agredidos, torturados y encarcelados...cuando no son asesinados. La solidaridad no puede ser sólo local, ha de ser global y mientras haya una sóla persona en el Mundo perseguida por su orientación sexual o identidad de género no podremos bajar la guardia.

Nos queda mucho camino por recorrer y hemos demostrado que cuando nos unimos somos invencibles. El poder del amor y de la razón es infinito. Recordemos cada día que la lucha de uno es la lucha de todos y que sólo así podremos sentirnos realmente orgullosos y orgullosas.

No hay comentarios: