04 octubre 2017

Matrimonio, odio y Trump

Pensaba escribir sobre el culebrón catalán pero mis neuronas no dan para tanto después de asistir a semejante espectáculo bochornoso. Como dijo el gran Miguel de Unamuno “Me duele España” así que hablemos de cómo está el tema LGTBI por el Mundo que es más que preocupante.

Este fin de semana se ha celebrado la primera boda gay en Alemania. En el país de Steffi Graf y de los bratwurst el matrimonio homosexual se ha aprobado con un gobierno de derechas, algo impensable en España en donde todos los avances en igualdad siempre han venido gracias a que el Partido Popular o antes Alianza Popular han estado en la oposición cuando se han aprobado leyes como la del Matrimonio Igualitario, el divorcio, la dependencia o el aborto. En un momento de lucidez Merkel le dió libertad de voto a los suyos y es que por mucho que nos las demos de modernos hay democracias y memocracias. En España tenemos a Maroto que día tras día nos vende la moto, una moto vieja, trucada y muy pero que muy oxidada pero cuando ves una moto nueva, limpia y chula te das cuenta de que lo que te venden a ti es como poco una estafa.


De Chechenia ya ni nos acordamos, somos así de miserables. Por si fuera poco ahora se suma Azerbaiyan en donde con la excusa de controlar el VIH/Sida están deteniendo indiscriminadamente a gays y los están recluyendo y haciendo análisis médicos obligatorios. Uno de los detenidos al ser liberado declaró que había sido torturado y que le habían dado descargas eléctricas con la intención de que confesara los nombres de todas sus parejas sexuales. Esto ocurre en un país que hace unos años celebró el Festival de Eurovisión, lo más gay que existe en el mundo después de Elton John y de los Teletubbies. Ahora en serio ¡Basta ya de tolerancia con la LGTBIfobia! Presionemos para que la Unión Europea haga algo al respecto y boicoteemos todo lo que tenga que ver con estos países y por supuesto dejemos de viajar donde no nos quieren.

En EE.UU. tres personas asesinaron a una chica trans a la que le sacaron los ojos, mutilaron sus genitales, descuartizaron, echaron el cuerpo a un gallinero y otros restos los quemaron y va la policía y dice que no cree que sea un “crimen de odio” ¿En serio? Por cierto, este año ya van 21 personas trans asesinadas en el país de las libertades. Mientras Trump, ese gran amigo de los gays ha dejado la puerta abierta para que las empresas yanquis puedan despedir a sus empleados por el simple hecho de ser gay o lesbiana. Para eso Trump-oso y sus fobi-amigos se basan en que la Ley de Derechos Civiles de 1964 habla de que no se puede discriminar por motivos de sexo, raza, religión o nacionalidad pero no dice nada de sodomitas. Un beso a todos los hijos de un mapache que en su día apoyaron a Trump y pensaron que así algo iba a mejorar en el Mundo. Sólo espero que algún día el karma o quien sea os devuelva todo el odio que habéis sembrado.

No hay comentarios: