26 julio 2009

ES TRENC 2009

Llegué el sábado a Es Trenc pensando que encontraría la “zona gay” repleta de amigos y conocidos. Cual fue mi sorpresa al encontrar aquello más desierto que Gomila un martes por la noche. Realmente parecía una playa paradisíaca: arena blanca, aguas cristalinas y la posibilidad de estar sin que nadie te moleste. Por no haber no había ni medusas ni mosquitos.












Se me ocurrió dar un paseo por las dunas y la zona de cruising. Que conste que fui exclusivamente para hacer un estudio de campo e investigar y así poder escribir este artículo con conocimiento de causa porque yo por gusto NUNCA NUNCAZA pisaría un lugar de cruising. Yo soy una persona decente, soltera y entera como Lina Morgan…Freeman.

















Pues entre los matorrales solamente había tres o cuatro guiris septuagenarias y octogenarias deambulando y buscando pasar un buen rato, como todos los dunapaseantes. A lo mejor tendría su morbo una felación si se quitasen la dentadura, más suave imposible. Retiro lo dicho, que no conste en acta.


No olvidemos que Es Trenc es una zona protegida, reserva natural, parque, etc… Pues a cerdos no nos gana nadie. Vamos sembrando todo el bosque de envoltorios de condones, condones usados (es un detalle que al menos cuidemos la salud propia y ajena), kleenex y servilletas con restos de…TODO. Después de la excursión llegó el momento de bajonazo, así que me volví al chiringuito en donde empezaba una fiesta digna de mención.


















Si hubiese más fiestas y saraos de este tipo como la que organizaron en "El Último Paraíso" no pensaríamos tanto en Ibiza ni en viajar fuera de Mallorca. Una puesta de Sol en Es Trenc no tiene nada que envidiar a una desde Sant Antoni de Portmany. Nuestro ocaso es mil veces mejor que un Café del Mar saturado y requetevisto hasta la extenuación. Empecemos a apreciar y fomentar lo que tenemos aquí.












2 comentarios:

Anónimo dijo...

Q pesado q eres con los q optamos en determinadas ocasiones por salir de la isla. No insistas más, no renegamos de la isla, pero creo q es evidente q en otros sitios nos pueden ofrecer de lo q no disponemos en Mallorca.
Q nadie se ofenda pero es realidad.

Mario dijo...

Siempre igual. La única forma que tenéis los mallorquines de ensalzar las cualidades de vuestra isla es criticando a la isla vecina. Yo soy un ibicenco afincado en Mallorca y no necesito hacer eso; simplemente reconozco que ambas tienen cosas buenas y cosas malas.