28 enero 2011

Reinonas fumadoras


Llevamos ya un mes de la Ley Antitabaco y es momento de echar la vista atrás:

Recuerdo de toda la vida que una de las acciones que más delatan a un gay es el hecho de fumar. Hasta el macho más armarizado del Universo a la hora de encender un cigarro se convierte en la Señorita Pepis Nicotina. ¡Qué tremendo es ese amaneramiento a la hora de pegarle una calada al cigarro y echar la bocanada de humo mientras la mano del cigarro se va hacia atrás como si pesara ocho kilos por lo menos! Yo tuve un novio fumador que cada vez que estábamos juntos y encendía un pitillo me hacía parecer a mí mucho más masculino de lo que realmente era…aunque eso tampoco fuese muy difícil.

O cuando trabajaba de fotógrafo en una discoteca en el Polígono y al hacer fotos en medio de la pista de baile las chonis que bailaban con la copa y el cigarro en la misma mano me quemaban los brazos y las manos sábado tras sábado y encima parecía que me trataban de subnormal y me perdonaban la vida lasmuyhijasdesumadre y como les llamases la atención venía su novio y te arrancaba la cabeza.

Otro gran momento cigarro ocurría en los cuartos oscuros y es que los fumadores aprovechaban el momento de entrar a “la cueva” para encender un cigarro y ver cómo estaba el panorama y luego para hacer más luz que un foco de discoteca pegaban unas caladas tan grandes que parecía que les iban a reventar los pulmones. El que hacía esto era como un “GusyLuz” gigante y súper pervertido.

Uno de mis peores recuerdos y traumas es aquel día que conseguí ligar con un chico que era como un semi Dios o por lo menos a esas horas de la noche a mi me lo parecía. Fuimos a mi casa y en el momento de arrodillarme para hablar por el micro cogió el mozo y se encendió un “truja” y me soltó que le encantaba fumar mientras se la comían… ¡¡No sabía qué hacer!! ¡Menudo dilema! La verdad es que aquello era antimorboso pero el chiquillo merecía el esfuerzo así que esperando que no me pusiera el cenicero en la cabeza seguí como todo un profesional y como si una situación como aquella me pasara todos los días y eso sí…¡¡Nunca mais!!

Con la excusa del fumeteo cuantos ligues y parejas habrán surgido a lo largo de los años. Con el rollo de “¿Fumas o trabajas?” los adictos a la nicotina siempre tenían una excusa para entrar a saco y si colaba…colaba. Aunque ahora pueden hacer lo mismo con los chicles y parches de nicotina a pesar de que no tenga el mismo glamour.

Ahora las discotecas están habilitando espacios para fumadores aunque hay todavía algún listillo que para no pasar frío se encierra en el WC para pegar unas caladitas. ¡Hay que ser insolidario y tontodelculo! ¿Qué te crees que no sale el humo por arriba y abajo o que cuándo abres la puerta es normal que salga una humareda impropia de un cagadero? Los locales que no tienen espacio para habilitar una zona de fumadores dejan salir a sus clientes a la calle a fumar con el consiguiente peligro de encabronamiento de los vecinos. Si yo fuese vecino y de madrugada tuviese que escuchar los grititos de alguna que otra seguro que acabaría echándoles globos de agua repletos de salfumant o algo peor…

De todas maneras lo mejor es dejarse de tonterías y si quieres fumar algo…fúmate un buen puro con bigote que da más gusto aunque seas fumador PASIVO.


4 comentarios:

Anónimo dijo...

ME PARTO!! buenisimo el post chema !! un saludo mj!

Anónimo dijo...

Ostias que hacia de tiempo que no me reia tanto con un post tuyo Chema!!

Ya que esto trata de fumadores aprovecho para contar que en LA AZOTEA estamos haciendo una terraza la mar de mona para poder salir a fumar, entre otras cosas
La inauguraremos pronto

Un beso fuerte J.

Dani(alias perodexius) dijo...

Si es que Chema cuando se pone, hace unos blogs geniales,jeje, un beso

Jesús dijo...

Me parece buenísimo e inteligente por tu parte plantearlo como normal el hecho de fumar si, furmar no, Algo habñia que hacer, puesto que se habían convertido, bares, cafeterías, restaurantes, discotecas, locales de buen disfrute gay, saunas y otros en verdadero logares que para reconocerte o reconocer a tu amigo, parienta o incluso a la vecina del 6ª o el vecino del 5ª, un guapo muchocho gay tenían que hacer improbos esfuerzos retinales.
Muchacho, me ha encantado lo del fumar un gran puro con bigote, y a quien no...