17 abril 2011

Otra Semana Santa...

Pues sí, un año más y ya está aquí Semana Santa que de semana tiene más bien poco porque como máximo son cinco días pelados de vacaciones y de santa pues mucho menos pues la mayoría de nosotros tiene la mente puesta en fiesta, perreo y….¿qué más hay?

Tenemos todas las esperanzas puestas en que estos días llegue a Palma una multitud de mari-turistas extranjeros, jóvenes, guapos, ricos, inteligentes, rubios como Farrah Fawcett y con un pollón que ni le quepa en la bragueta y al final nos tenemos que conformar con un señor maduromuy maduro, de Albacete, con una pensión mínima, que a lo mejor fue guapo hace medio siglo…o a lo mejor no, que la inteligencia se le supone y que el único paquete que lleva es el de Tena Lady para las pequeñas pérdidas de orina ¡¡Una lástima!!

Los ricos y poderosos aprovechan para viajar por el mundo y visitar países exóticos, conocer grandes metrópolis y lo más importante: Hacerse 600 fotos para colgar a tiempo real en el Facebook y poner otro punto en ese ridículo mapamundi de tu perfil que no mira nadie. No me das envidia cari viajero…y es más, como me restriegues mucho cuanto viajas y los chulos que conoces te juro que le doy tu Facebook a una banda serbo-croata para que sepan cuando no estás en casa y así desvalijarte divinamente...pero de buen rollo.

Como son muchos días seguidos de fiesta piensa bien que día quieres salir de marcha y es que no todos los días hay gente en todos lados ni hay cartera que lo aguante. No hay nada más triste (y lo digo por experiencia) que NO salir un Jueves Santo creyendo que el viernes saldrá más gente y resulta que el viernes por no salir no salen ni los camellos y tienes que joderte cuando el camarero de turno te dice: -¡¡Buuuuff!! Pos ayer esto estaba petao, la cola llegaba hasta el parking de Gomila- y piensas: -O me han echado una maldición gitana o este tío es un fantasma- y esa noche acabas en tu casa más sólo que la una, indignado e indagando por el Facebook a ver si encuentras las fotos que lo demuestren.

Para los gays pobres (también conocidos como maricones) que nos quedamos hay una oferta de ocio super amplia para estos días de asueto y relajación: Pasear, hacer cruising, comer y cenar en familia, ir a las “happy hours” de algunos locales, ir a las procesiones, robar wi-fi, ver series y poco más pero lo importante es tener salud… ¡¡Anda yaaa!!


1 comentario:

Anónimo dijo...

O peor aún, ir el jueves y encontrarte sólo a los de siempre, sin ningún guiri ni viejete meón como novedad.

Qué grande la coneja de pascua con plataformas!