11 mayo 2011

Hazte la prueba rápida de VIH


El hecho de que haya personas infectadas por VIH que desconocen su estado serológico es un problema cada vez mayor y es que al no conocer su diagnóstico estas personas tienen mayor riesgo de enfermar y llegar a morir además de ser el origen de la infección de otras personas.

El VIH entre homosexuales ha crecido de manera considerable y alarmante y no podemos bajar la guardia. En ALAS, la Asociación de Lucha contra el SIDA, cada jueves realizan la prueba rápida de VIH y en 20 minutos te dicen cuál es tu estado. Además cuentan con un equipo psicológico y humano que te puede ayudar en caso de que el resultado sea “positivo”.

Recuerda que deben pasar tres meses entre la relación de riesgo y el día en que vayas a hacerte la prueba, es lo que se denomina “período ventana” y es que es posible que te hayas infectado aunque hasta pasados los tres meses el virus no se hace detectable en los análisis.

Piensa que cuanto antes sepas si eres seropositivo…o no, antes podrás empezar a cuidarte y a estar bien llevando una vida lo más saludable posible.

Para hacerte la prueba rápida debes solicitar cita previa llamando al

971 71 55 66

alas@alas-baleares.com


1 comentario:

Anónimo dijo...

Anunciar fiestas de sexo fácil, sitios de ligue rápido y pegar un salto a noticias de pruebas de VIH me parece un convencionalismo más del colectivo LGTBiano. El SIDA se tiene como parte de la cultura gay y un runrún constante que muchas veces acaba frivolizado.

El colectivo LGTB aún es un colectivo socialmente desprotegido. Cada vez que se anuncia una promoción para ir a practicar sexo fácil, se debería hacer y anunciar un taller de sexo seguro. Cada vez que se promociona el cruising en playas y bosques, se debería hacer y promocionar un curso de autoestima y crecimiento personal.

Referirse a la prueba del VIH es muy necesario en los tiempos que corren, pero es obviar toda una serie de pautas de comportamiento que deberían ser, cuanto menos, tomadas en cuenta y consideradas. Es decir, replantear la propia autoestima y reorganizarse personalmente. Evidentemente, hacer un taller para dejar de practicar sexo sin preservativo es un fracaso, porque nadie se reconoce públicamente como tal. Pero tener contenidos al alcance de todos de porqué se llega a practicar situaciones de riesgo en relaciones sexuales, de las consecuencias de la homofobia que se sufre durante años, etc. Son temas peliagudos pero necesarios para toda esa gente que aún no sabe porqué acaba arrodillada por los cuartos oscuros.

Seguir hablando de lo guay y gay que es follar anónimamente con desconocidos y tenerlo como algo aceptado ("que putas somos, jijiji") y después avisar que te hagas la prueba es eso: incoherente dentro de los convencionalismos del amor libre (pasado de moda, visto su poco éxito en los negocios que se enfocan a eso).