13 diciembre 2011

HUMOR: Me llamo Lana-Dayana


Me llamo Lana-Dayana, pero todos me podéis llamar Leidy Chantal Doralys. Soy travesty mental a tiempo parcial ¡lo tomas o lo dejas! Y amo a la prójima como a mi coño imaginario mismo.

Después de ponerme un Eristoff bien cargado con Burn, me gustaría contar mi historia. Soy travestísima de extrarradio, mi infancia la pasé sentada en la puerta de la tienda de las chuches, viendo a mis primas como se destrozaban la vida mientras engullía nubes y mascaba chicles.

La Vicky, por ejemplo, sólo hacía que subirse los leguins para marcar rajas y sacarse un extra a la puerta del bazar chino y del bar de los jubilados. Muchas veces acababa en la trastienda con los dos chin cham pú haciéndoles buen precio para poder comprarse allí las horquillas y la laca de uñas. La Vicky terminó con verrugas en sus partes de tanto frotar y ahora no se puede poner nada ajustado porque marcaría paquete.

Yaqui la yonki es otra prima que se pasa el día apalancada tras el Charly, el Willy o el Richal de after en after. El tabique se le está cayendo como a la diva de la televisión y vive sin vivir en ella, con las piernas zambas para conseguir gramos de miseria de sus amigos. La Yaqui ya no diferencia el día de la noche y tiene problemas para pronunciar "resaca".

Por último, la Jelen y yo somos como hermanas. La preñó alguien del barrio y ahora usa unas tallas más de camiseta. Su historia es menos triste que las otras, también porque el Yónas la dice que la quiere y que seguirá en el Macdonals hasta que la compre un piso... El amor siempre triunfa.

Si no te gusta lo que he escrito, me suda el coño ¡lo tomas o lo dejas! pero creo que la vida es dura para todos por igual, sólo que mis primas y yo aún somos menores y hemos visto demasiados pozos de mierda destapados y sin sentido.

Autor del post: Anónimo

1 comentario:

Anónimo dijo...

Me llamo Rony Ullesbreiter, pero si no visitas mi bar me puedes llamar Ron. Vine a montar un negocio de ambiente después de la caída del muro de Berlín y permaneció decorado durante 23 años con sus neones fucsias y la maniquí punk con una polla de goma entre las tetas.

En mi local siempre ha habido video porno del bueno de los 90, interpretado por greñitas americanos dándose gusto con una musiquita de sala de espera. Además, al cuarto oscuro se entraba por una cortina de palillos. He tenido que quitar la colección de llaveros porno, los espejos, las plantas artificiales, y los posters de revista de tios leather para evolucionar.

Ahora ya ha sido el momento de renovar el concepto y vengo a presentaros el Liebe Cruising Cabaret. Tengo contratadas a dos estrellas de la noche de renombre: Leidy Chantal Doralys y Pussy Mazilenta. Hacen muecas como que cantan y se agitan como bailando, además se prestan a colaborar en bukkakes. Yo desde la barra les sobo las nalgas cuando se acercan en su actuación. También les meto la lengua por el escote y les doy picos en la boca para calentar al público. Todo esto va incluído por contrato.

No os podéis perder el Extintor Fist Festival, la Cadena Lubricada Party ni la Pervert Fetish Rompeojetes. Darán mucho que hablar.

Si venís con travestis, entrada gratis para ellas, siempre y cuando acepten ponerse camisas de fuerza y bozales cuando haya más de una suelta por el local.
Animaros a venir a lo que va a ser la bomba del ambiente: transformismo del bueno y ligoteo fácil todo en uno!

P.D.: Si vienes a prostituirte a mi bar, pagas doble. Lo tomas o lo dejas...