13 agosto 2014

Mallorca y el turismo LGTB

Estos días se celebra en Barcelona el Circuit, que son días de fiesta para gays y lesbianas que vienen de todos los lugares del mundo a dejarse un dineral en la Ciudad Condal.
 
Se calcula que estos visitantes sólo en diez días se dejarán unos 100 millones de euros contantes y sonantes en hoteles, restaurantes, discotecas, taxis y mucho más. Barcelona lleva muchos años promocionándose como destino turístico LGTB friendly de primera línea, al igual que hacen Madrid, Sitges, Ibiza o Gran Canaria.

El turismo LGTB aún hoy es un tipo de turismo que suele dejarse mucho más dinero que el turismo familiar y muchísimo más si lo comparamos con el turismo de alpargata y balconing que tanto nos gusta en Mallorca. Si en la Conselleria de Turisme hubiese en realidad mentes pensantes y no amigos colocados a dedo de dudosa reputación en el mundo del turismo otro gallo cantaría. Se llenan la boca con el turismo de calidad y se olvidan de un nicho importantísimo

Está claro que Mallorca no va a competir con Ibiza en temas de fiesta y desmadre, ni falta que hace, pero sería muy inteligente buscar turistas entre el público LGTB de alto poder adquisitivo que buscan descansar, comer bien, hacer turismo cultural y disfrutar de las mejores playas del Mediterráneo.

En la pasada edición de FITUR como en la ITB de Berlín hubo una feria de turismo paralela dedicada al turismo rosa, ferias en las que Ibiza se promocionó y esta es una de las razones (además de por el turismo ruso) por las que la Pitiusa mayor está saliendo de la crisis antes que sus hermanas baleares. De manera incomprensible, de Mallorca no hubo ni rastro en estas ferias cuando hasta la rancia de Ana Botella se paseó por ahí para promocionar Madrid.

El conseller de Turisme, del que ni me acuerdo del nombre, no es consciente de que hoy los números van saliendo por los conflictos en el norte de África y la crisis profunda en países como Grecia, pero no por méritos suyos ni de su conselleria ni del Fomento de Turismo ni mucho menos.

España está entre los cinco destinos preferidos de gays y lesbianas de todo el mundo, según Comunity Marketing, y la mayoría de ellos no conoce Mallorca. Si consiguiésemos atraer a un pequeño porcentaje de estos turistas hoy estaríamos mucho más cerca de salir de la crisis, pero tenemos unos gobernantes que prefieren poner parches y excusas antes que buscar soluciones creativas. 
 
Artículo publicado en
 

No hay comentarios: