12 mayo 2015

IN THE NAME OF LOVE by Joan Miquel Perpinyá

El pasado sábado por la noche en el Trui Teatre se celebró la gala de clausura del Mallorca Gay Chorus Festival Andratx 2015, el primer festival de estas características que se celebra no solo en nuestra isla, sino en toda España. Además del Mallorca Gay Men’s Chorus, el coro anfitrión que dirige Joan Laínez, los integrantes de Barcelona Rainbow Singers, Equivox (venidos de París) y los londinenses The Pink Singers, demostraron sobre el escenario una calidad coral, coreográfica y musical sobresaliente. El público, unos 2.000 espectadores a lo largo de los cuatro conciertos en que se dividió el Festival, disfrutó enormemente del espectáculo y de unas interpretaciones poco heterodoxas para un repertorio coral común, pero que tratándose de coros compuestos por gais, lesbianas, bisexuales y transexuales, era lo que el público quería oír, cantar e incluso bailar.

Es importante destacar el apoyo prestado al festival por el alcalde de Andratx, Llorenç Suau (del Partido Popular), quien desde el primer instante se mostró entusiasmado con la iniciativa. Con una dignidad y estoicismo dignos de elogio, Suau soportó una infame campaña de desprestigio proveniente de la ultraderecha cavernaria y asilvestrada, que criticó el Festival y más directamente al consistorio por mostrarle su apoyo. Llegaron incluso a acusar al alcalde de “llevar la homosexualidad a todos los hogares del municipio mediante la promoción de la música gay”. No voy a citar al autor de tan aberrante y disparatada denuncia porque en su triste y amargada existencia, no merece la notoriedad que yo le daría de hacerlo. Siento una gran lástima y compasión por alguien que profesa una homofobia tan recalcitrante. Aunque Llorenç Suau no repite como candidato a primer edil, ello no es óbice para agradecerle su colaboración con el colectivo LGBT y sus facilidades para que el Festival haya sido una realidad y un éxito organizativo, reconocimiento que hay que extender a los patrocinadores y al público que acudió a los conciertos. Y por supuesto a los músicos y coristas que tanto nos han hecho disfrutar.

Los cantaires de las cuatro formaciones terminaron el espectáculo cantando todos juntos –y con todo el público puesto en pie cantando con ellos– un emocionante tema de U2, “Pride, In the name of love”, un himno universal por los Derechos Civiles, la paz y la no violencia. Durante los tres días que han durado los conciertos en Andratx, Alcudia, Cala Millor y Palma lo que estos coros han hecho es difundir a través de la música un mensaje universal de integración, de respeto a los Derechos Humanos y a la diversidad, y de lucha contra la discriminación y la homofobia. Unos valores que aún hoy es necesario proteger y reivindicar día a día. Quien no lo crea, solo debe buscar las críticas vertidas contra los organizadores del Festival, particularmente contra el alcalde Suau y se dará cuenta de lo mucho que queda por hacer en este ámbito. Es por ello que animo a todos a trabajar desde hoy mismo para que la segunda edición de este Festival sea una realidad el año 2016.

1 comentario:

Camilo Perez dijo...

Estubo genial ese evento fue una gran celebración y excelente música según el texto, Cuando pasen por Colombia les invito a ensueñoreal.com es un Hotel Gay en Melgar donde la privacidad, la discreción y el respeto por tu identidad sexual es nuestra mayor preocupación.