22 agosto 2011

Noche de lunes




2 comentarios:

Happy and Horny Housewife (HHH) dijo...

hola voy a montar un bar de amas de casa de pasado maltratado donde se sientan estimuladas (es decir, cachondas) por su opresión sufrida. Todos los jueves será fiesta de "que te doy con el mocho o con la mano plana", viernes "fiesta fetish del delantal y las pantuflas", y los sábados fiesta de "como ser la perfecta sirvienta de casa". Después proclamaré el Día del Orgullo de la Mujer Dependiente de Su Pareja, con señoras con el delantal subidas en carrozas mientras las hay metidas en los cuartos oscuros buscando su mocho empapado de amoniaco a medio escurrir o pelvirtiéndose viendo obscenos canales de cocina o bricoconsejos, clasificados triple H. Si veo que dejan de venir a mi bar, las incitaré a la barra libre de anisete y chinchón; y así atraer a las más drogodependientas para que hagan demostraciones deshinibidas (es decir, medio borrachas) de ponerse los rulos con redecilla en público, mientras marujean criticando al personaje de turno de la tele. Habrá salvauñas gratuitos en la barra para todas aquellas que no se quieran estropear el esmalte mientras friegan arrodilladas en el suelo. Por último, montaré un blog regional donde las amas de casa se sientan verdaderamente identificadas como marujas, estén informadas de esa subcultura del fetichismo de la limpieza y la servidumbre (informando también sobre lugares públicos donde puedan rascar juntas y de forma anónima el pegado de las cacerolas con el morbo de que las puedan ver), y discutan en sus comentarios como si fuera un patio de vecinos virtual...

Todo lo anterior descrito es un paralelismo imaginario de un sector visible y maltratado de la sociedad (mujeres dependientes de sus parejas), con los modos de pasar el tiempo de un sector (los gays del ambiente) menos visible e igual de vejado que el anterior. Mis profundos respetos a las personas maltratadas por la violencia de género y a las personas maltratadas por la homofobia. Males todavía frivolizados y rentabilizados bajo el signo de la libertad.

Anónimo dijo...

soberbio!