26 enero 2018

De foros y familias

El presidente del Foro de la Familia, Ignacio García Juliá, amenazaba ayer con saturar los tribunales y ocupar las calles en caso de que se apruebe (que se aprobará) la Ley LGTBI presentada en el Congreso por Unidos Podemos y admitida a trámite. La ley con algunos retoques y enmiendas posibles por parte de PSOE y Ciudadanos tiene todos los visos de salir aprobada y es que el hecho de que el PP no tenga mayoría absoluta hace que sea más fácil el entendimiento en temas sociales. Es curioso que los defensores de «sus» familias, que no las de todos, sean tan reacios a que los más pequeños aprendan en la escuela que un niño puede tener un papá y una mamá, dos papás o dos mamás y que eso sea lo normal. Los defensores del odio y de la discriminación pretender seguir fabricando mentes retrógradas afines al pensamiento ultracatólico más propio de otro siglo. Les molesta que a sus hijos se les enseñe en la diversidad y el respeto. Creen que la educación sexual es vergonzante y prefieren que sus hijos sean unos pacatos ignorantes antes de que les enseñen que para llevar una vida sexual saludable hay que usar preservativo o que el sexo es algo maravilloso que merece ser aprendido en las escuelas de la mano de profesionales de la educación y no dejarlo en manos de curas y padres amigos de tiempos pasados. Cuando el matrimonio igualitario ya salieron a las calles en vano. Hacen mucho ruido y poco más. Su tiempo ya ha pasado. La España del 2018 es moderna, es tolerante, es la de los Javis, es trans, es hetero, es en color, es divertida, es plural y no puede ceder al chantaje de las asociaciones pro familia tradicional, de la Iglesia Católica ni de los peperos nostálgicos de Alianza Popular. Sólo con Educación conseguiremos una sociedad mejor para todos, más integradora y abierta.

No hay comentarios: